sábado, 1 de septiembre de 2012

Entrenando con el saco.

Cuando hacemos ejercicios en el saco paos y similares,  podemos practicar nuestras técnicas con máxima fuerza. Esto nos ayudará a sentir su verdadero potencial y además a mejorar nuestra fuerza explosiva. Algo que sin duda resulta fundamental si se practica un arte marcial donde abunden los trabajos de técnica "al aire", dado que además de ayudarnos a conseguir una pegada correcta y contundente, nos servirá para minimizar el riesgo de lesiones articulares derivadas del abuso de esos métodos de entrenamiento.

Podemos trabajar de diferentes fomas según sea nuestro objetivo de entrenamiento, un par de ejemplos:
 Si buscamos entrenar la explosividad: (trabajo anaeróbico -láctico) técnicas a tope en un periodo corto de tiempo ( 1 o 2 minutos), descanso (30 segundos) y de nuevo trabajo con el saco.

Si buscamos un trabajo más aeróbico: Entrenar con el saco como si fuera nuestro oponente ayuda a desarrollar la resistencia  aeróbica, ya que no estamos parados en ningún momento, y además nos permite practicar entradas y salidas, ataques, combinaciones, etc. Resulta por tanto fundamental para aprovecharlo de una manera apropiada llevar un control de la distancia y no golpear sin ton ni son, sino como si estuviéramos combatiendo de verdad realizando además, defensas y esquivas.

Lo ideal es llevar un control de las pulsaciones, para llegar a unas pulsaciones en torno a los 150 pul/min (es un ejemplo, esto depende de la persona, estado físico, edad,...) y mantenernos en esa franja.
Entre los beneficios de trabajar con el saco, aparte de lo ya comentado, nos encontramos  que al poder pegar con todas nuestras fuerzas supone una liberación de estrés en cada pegada  y por tanto supone una buena válvula para liberar las tensiones del día y sentirnos más relajados.

Otra ventaja es que es relativamente fácil de  instalar en cualquier sitio, por lo que podemos tenerlo en nuestra casa, trastero o garaje. Además no es imprescindible contar con un compañero para entrenar.  Eso sí, antes de ponerse a entrenar con un saco por libre, hay que tener unas nociones de cómo pegar (técnica apropiada) y una forma física previa para evitar lesiones y sacarle todo el jugo posible al trabajo.

Para evitar lesiones, no conviene empezar a golpear fuerte desde un primer momento, y siempre que sea posible hacerlo con protecciones: vendas, guantes, etc. Sólo una vez que tengamos una técnica de golpeo correcta deberíamos aventurarnos a trabajar con el saco a puño desnudo.

Abierto el periodo de inscripción 2022/2023

 Ya podéis realizar la preinscripción para el próximo curso. Está disponible el formulario correspondiente en la página web del Club Bushido...